logo blog
logo blog
logo blog

Carolina Hernandez, una vida sobre ruedas

Carolina Hernández es profesional en Ingeniería de Sonido, sin embargo, hay un sonido en particular que la apasiona: el de las ruedas sobre el asfalto.

A sus 16 años, los patines llegaron a su vida. Comenzó su carrera en Bogotá Bone Breakers, un reconocido equipo de Roller Derby de la capital, en el cual, entre golpes, sudor y una buena descarga de adrenalina (aquella que especialmente nos genera un deporte de contacto), se mantuvo durante 8 años, participando en múltiples competencias a nivel nacional e internacional.

Luego de sus 8 años de escuela en el Roller Derby, Carolina decide retirarse de esta modalidad para dedicarse por completo al Roller Skate. Sus años en el Derby le sirvieron para tener una técnica solida en todo lo que se refiere al patinaje, además de ello, al ser una modalidad donde las competencias son en equipo, esto le permitió afianzar sus relaciones interpersonales y por ende tener un crecimiento como deportista gracias a la constante interacción con el equipo y la retroalimentación que se puede obtener al entrenar con varias personas. El equipo era como su segunda familia y recuerda estos años como los más bonitos que ha vivido desde que su historia comenzó a escribirse sobre ruedas.

En ciertos momentos de la vida, hay situaciones donde comenzamos a cuestionarnos sobre el futuro, preguntas van y vienen mientras nuestra cabeza trata de hallar las respuestas. Carolina no es la excepción, pues fue luego de sus años en la modalidad Derby que su cabeza comenzó a cuestionarse sobre qué más podría hacer con su par de patines, esa necesidad de salir de la zona de confort que en muchas ocasiones nos invade. De cierta manera, tras 8 años de estar rodando en una pista, Carolina siente la necesidad de mutar a otro estilo, en este caso, el anterior mencionado Roller Skate.

Esta modalidad, de una forma u otra, permite más libertad al deportista y es precisamente esto lo que llamó la atención de Carolina, donde puntualmente nos dice: “me atrapó la libertad que siento al practicarlo, me permite ser creativa, poder fluir, sentir la velocidad e intentar cosas nuevas me apasiona. Es otra forma de vivir, de usar mi cuerpo y mi mente, esa conexión me libera de otros pensamientos y me pone en un lugar donde siento tranquilidad.” El Roller Skate, además de ser practicado en skateparks, también tiene como pista una de las más grandes para cualquier deportista: la calle. Es por ello la libertad que se siente, pues los barandales, escalones y demás obstáculos que nos encontramos en la calle, se convierten en una infinidad de posibilidades para desarrollar nuevos trucos.

Hablando de Rollers, es necesario mencionar un tema que día a día podemos evidenciar a través de diferentes medios, y es el de la igualdad de género. El Roller Skate, es hoy en día considerado un deporte extremo (unas modalidades más que otras), y es por ello que aún se puede ver reflejado en los skateparks (por citar un ejemplo), la predominancia del género masculino practicando este deporte. Carolina nos cuenta que cuando inició su practica en este mundo, se sentía un poco intimidada, como si este deporte y sus espacios fueran de uso exclusivo para los hombres. Se sentía sin la suficiente fuerza para alzar la voz y pedir turno en el bowl; sin permiso para caerse; sin libertad para usar la ropa que le gustaba. Esto por hecho de sentir todas las miradas encima (sobre la única o una de las únicas chicas), miradas con un ojo calificador, de ese que sientes que está evaluándote cada paso que das.

Hay que ser conscientes que existe una gran influencia cultural en este sentido, pues desde la crianza se ha inculcado en la mente de los niños que es de chicas estar siempre impecables, vestirse con determinados colores e incluso, practicar un limitado numero de deportes en comparación de la gran variedad que existe. Así mismo, desde muy temprana edad, se le enseña al hombre que está normal ensuciarse, practicar deportes extremos, y de cierta manera, a tener más libertad en su actuar.

Con el pasar de los años y gracias a la constante e incansable lucha que hay sobre este tema, la presencia de las mujeres en la escena Roller es cada vez más habitual, podemos ver más cantidad de mujeres en skateparks, competencias e incluso en la promoción del deporte mismo. Carolina ha estado en ambos mundos y esto le ha permitido evidenciar el cambio en el mundo del Roller Skate, comentando que energéticamente el ambiente se siente diferente al de antes, siendo esto algo positivo para las nuevas generaciones y por supuesto para aquellas predecesoras que han vivido esta lucha.

Carolina Hernandez es un vivo ejemplo de que, con constancia y disciplina, se puede vivir de lo que te apasiona. Actualmente trabaja con tres marcas de Estados Unidos; S1 Helmets, administrando su contenido en redes sociales; Moxi Roller Skates, como manager de su equipo en América Latina; Wicked Streetwear, donde vende diseños de Hell on Quads (marca independiente donde los diseños son creados por las mismas patinadoras). Además de ello y con el ánimo de incentivar a una vida activa y al crecimiento del deporte mismo, Carolina dicta clases para futuros Rollers. Su iniciativa se fundamenta en poder brindar la posibilidad de practicar el deporte en un entorno seguro, guiado por un profesional. También lo ve como un camino terapéutico y de crecimiento personal, ya que constantemente el deportista se ve enfrentado a nuevos retos.

Ha sido un largo camino, lleno de aprendizajes y sin lugar a dudas, de mucha perseverancia. Es ahora que, en medio de risas, Carolina puede decir que vive de lo que la apasiona (aunque aún le parece un sueño).

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on pinterest
Pinterest
Share on email
Email

Dr. Martens Blog

Las últimas seis décadas nos han enseñado algo, lo único más fuerte que un par de Docs es la persona que las lleva puestas. Esto es #ToughAsYou

Tough as You

2020

Siguenos en Instagram

Durante seis décadas los productos Dr. Martens han sido usados por trabajadores para quienes fueron diseñados, pero también por rebeldes e inconformistas de todo tipo #drmartenscolombia